5 pensamientos en “Vacío

  1. Daniel Paz

    Y dale con las comparaciones con el nazismo. Igualar a este gobierno con el nazismo sólo puede explicarse por la ignorancia o por la mala leche. En tu caso Juan, voy a imaginar que es por ignorancia.

    El régimen nazi necesitaba disciplinar a la sociedad y lo hizo de dos maneras: con represión interna y con la guerra.

    En la Argentina el gobierno no disciplinó un pepino a la sociedad: los tamberos creen que ganan poco, entonces tiran millones de litros de leche; los vecinos del barrio «a» quieren un semáforo, entonces cortan una ruta; los vecinos del barrio «b» están cansados de los mensajes por cadena nacional, entonces salen a cacerolear; los del subte creen que ganan poco, entonces dejan a millones sin subte; los oligarcas creen que pagan demasiados impuestos, entonces hacen paro, y así. Cualquiera dice y hace lo que se le canta.

    En la Argentina de hoy no hay represión interna como en el nazismo. Una cosa es que el ejecutivo se queje de lo que dicen los diarios y otra muy diferente es que cierre diarios. En Alemania cerraban los diarios.

    Una cosa es que te manden la afip a ver si cumplís con la ley (porque pagar impuestos es una obligación y si no pagás estás violando la ley) y otra muy diferente es que te manden un grupo de tareas y no vuelvas a aparecer. ¿Sabés lo que te pasa en EEUU si el Estado descubre que evadís impuestos? Los nazis no te mandaban inspectores, te mandaban a un campo de concentración.

    Una cosa es que el gobierno se queje de los líderes opositores y otra muy diferente es que los líderes opositores sean encarcelados o ejecutados. En el nazismo a los opositores se los encarcelaba y mataba. Eso es lo que hizo famoso al nazismo: mataban mucha gente.

    Una cosa es reclamar por la soberanía de Malvinas y otra muy diferente es entrar en guerra con otro país. El nazismo le declaró la guerra a buena parte del mundo.

    ¿Captás la diferencia, Juan?

  2. maurizio

    No es paciencia, es decencia.

    Comparar a este gobierno con el nazismo es exagerado, aunque tengan puntos de contacto, tales como el «vamos por todo,», el copar los otros poderes y gobernar autocraticamente, negandole plata a los gobernadores o intendentes que no se subordinen o poniendo las empresas a merced de un maltratador serial que no está sujeto a más normas que su voluntad. De ahi a considerarlos torturadores y asesinos, es irse al carajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *